TEMA 1 - LA ESCRITURA DE ACORDES PARA CORO

 

 

 

En este tema se realiza una pequeña introducción histórica y se describe la manera de escribir acordes triadas (de 3 sonidos) en estructuras armónicas de tipo coral, a 4 voces: Soprano, Contralto, Tenor y Bajo.

 

 

 

1. LA ESCRITURA PARA CORO

 

- Lo que hoy conocemos como “Música Clásica” es el resultado de siglos de evolución. El punto de partida se encuentra en torno al siglo XI de nuestra era, y coincide con la aparición de la escritura musical. Gracias a la escritura, los compositores pudieron explorar las simultaneidades de sonidos, la polifonía, descubriendo lo que denominamos “acorde”. Y de la técnica de combinar los distintos acordes es de donde surgió lo que conocemos como “armonía”.

 

- Desde su inicio y hasta el S. XVI la música polifónica, es decir, “clásica”, se realizaba casi de forma exclusiva a través del canto coral. Allí es dónde nació la práctica armónica. En los siglos posteriores se fue desarrollando la música instrumental, tanto de cámara, como orquestal u operística. Pero toda ella surgió como una evolución de la música coral previa. Dicho de otra manera, en casi toda pieza instrumental existe una especie de estructura interior de tipo coral, que es la que gobierna la armonía, o sea, los distintos acordes que componen la pieza.

 

- Por tanto, el mejor modo de iniciar el estudio de la armonía es a través de la escritura para coro. Si dominamos adecuadamente sus secretos, estaremos preparados para crear estructuras sobre las que desarrollar también cualquier tipo de pieza instrumental.

 

 

2. ACORDES TRIADA EN UNA TONALIDAD

 

- El acorde “triada” fue el gran descubrimiento de los compositores que forjaron la música tonal clásica, y es realmente el fundamento de toda ella. Los acordes triadas de una tonalidad se forman por la superposición de una 3ª y una 5ª sobre cada una de las notas de su escala. La nota de base del acorde recibe el nombre de FUNDAMENTAL del acorde.

 

Gráf. 1.2

 

 

- Como se aprecia en la figura, los acordes resultantes se numeran con un grado romano del I al VII. Los acordes de los grados I, IV y V se denominan Tónica, Subdominante y Dominante, respectivamente.

 

 

3. TESITURAS

 

- A la hora de escribir para coro, como es lógico, hay que respetar las tesituras de cada voz. La mayoría de lo escrito debe encontrarse en la parte central (marcada como C) y sólo puntualmente en los extremos, por tratarse de la zona donde los cantantes se encuentran forzados.

 

Gráf. 1.3

 

 

4. DUPLICACIÓN DE NOTAS

 

- Un acorde triada consta sólo de 3 sonidos, pero el coro de 4 voces. Surge así la necesidad de duplicar alguno de ellos. Con tal fin, se aplica el siguiente uso:

 

1 - Se duplica, preferentemente, la FUNDAMENTAL del acorde.

 

2 - Excepto en el primer y último acorde de la estructura, como alternativa, también se puede duplicar una nota fuerte de la tonalidad (1ª, 4ª ó 5ª nota de la escala de la tonalidad).

 

 

Gráf. 1.4

 

 

5. DISPOSICIÓN DE LAS VOCES

 

- El sonido más equilibrado en la música coral se obtiene cuando las voces superiores (Soprano, Contralto y Tenor) se encuentran relativamente juntas. Por ello, como norma general, no se supera la distancia de 8ª entre:

 

- Soprano y Contralto.

- Contralto y Tenor.

 

- Por el contrario, entre el Tenor y el Bajo sí puede aplicarse toda la distancia que se desee. El resultado musical siempre será aceptable.

 

- Finalmente, no deben cruzarse las voces.

 

 

Gráf. 1.5

 

 

 

6. EJERCICIOS PROPUESTOS

 

- Escribir todos los acordes posibles, que cumplan las indicaciones descritas en este tema, a partir de los propuestos a continuación:

 

 

- VI en la tonalidad de Do Mayor.

 

- IV en la tonalidad de Sib Mayor.

 

- V en la tonalidad de Sol Mayor.

 

- II en la tonalidad de mi menor.