TEMA 3 - EL SISTEMA ARMÓNICO BÁSICO

 

 

 

El tema describe las sucesiones de acordes más frecuentes y básicas dentro de la música tonal clásica. Muestra también la técnica para aplicar estas sucesiones a la armonización de la melodía de una estructura armónica.

 

 

 

 

1. DESCRIPCIÓN

 

- Denominamos Sistema Armónico Básico al orden más elemental que tienden presentar las sucesiones de acordes dentro de la música tonal clásica.

- Dicho orden puede representarse a través del siguiente esquema:

 

 

 

 

- Como se aprecia, diferenciamos dos tipos de acordes: Principales y Sustitutos. En primer lugar, veamos cómo se utilizan los acordes principales:

 

- Los acordes se suceden siguiendo el orden de las flechas:  I - IV - V - I.

- Como indica la flecha punteada, es frecuente omitir la Subdominante, con lo cual nos quedaría  I - V - I.

- Las sucesiones de acordes dentro de la música tonal clásica pueden considerarse como "dando vueltas" constantemente a este esquema. Por ello, el I del final de una vuelta se convierte en el I inicial de la siguiente:

 

 

 

2. ACORDES SUSTITUTOS

 

- Si sólo se emplearan los acordes principales, la armonización resultaría repetitiva y aburrida. Los acordes sustitutos permiten introducir nuevas fórmulas y, por tanto, variedad e interés desde el punto de vista armónico.

 

- Los acordes sustitutos se suelen utilizar de dos maneras:

 

 

1ª - Sustitución: como su nombre indica, el acorde sustituto puede sustituir al acorde principal. Ejemplos:

 

 

I - II - V - I

I - IV - V - VI

VI - II - V - I

I - V - VI

 

 

2ª - Expansión: también se aplican para expandir en 2 acordes la función Tónica o Subdominante, colocando el sustituto después del acorde principal. Ejemplos:

 

 

[ I - VI ] - IV - V - I

I - [ IV - II ] - V - I

[ I - VI ] - [ IV - II ] - V - I

 

 

- Así mismo, puede colocarse el acorde sustituto delante del principal, aunque es menos frecuente (por eso, esta situación se encuentra representada con una flecha discontinua en el esquema del S.A.B.):

 

 

I - [ II - IV ] - V - I

 

 

 

 

3. COMIENZO Y FINAL DE UNA PIEZA ( O EJERCICIO )

 

- Normalmente las piezas dentro de la música tonal clásica, y por tanto en nuestros ejercicios, empiezan con I y terminan también con I.

 

- Excepcionalmente, en el comienzo de una pieza o sección, o en el final de la pieza, se omite la Dominante. Resulta de esa manera una fórmula  I - IV - I.

 

- En esta fórmula curiosamente no suelen emplearse acordes sustitutos. Es decir, si la aplicamos usaríamos sólo la sucesión  I - IV - I.

 

 

 

 

4. ARMONIZAR LA MELODÍA DE UNA ESTRUCTURA ARMÓNICA

 

- Llamamos "Armonizar una Melodía" de una Estructura Armónica a escribir las 3 voces inferiores, Contralto, Tenor y Bajo a la melodía, que es la Soprano. Para ello seguiremos varios pasos:

 

 

PASO 1: Elección de los acordes. Lo hacemos para toda la melodía, estudiando qué formulas del S.A.B. se adaptan a ella, y seleccionando las que consideremos oportunas. Importante: no repetiremos un mismo acorde en 2 notas consecutivas.

 

 

 

Gráf. 3.4a

 

 

 

 

PASO 2: En bloques de unos pocos acordes (5, 6, ...) planteamos un Bajo.

 

 

 

Gráf. 3.4b

 

 

 

 

 

PASO 3: Una vez escrito ese fragmento de Bajo, escribimos las voces interiores.

 

 

Gráf. 3.4c

 

 

 

 

- Si apreciamos que la realización es difícil, o incluso imposible, habrá que volver atrás y plantear un bajo distinto. O elegir unos acordes distintos (incluso, a veces, no queda más remedio que borrar todo un fragmento anterior y escoger otro camino).

 

- Por el contrario, si escribimos nuestro bloque satisfactoriamente, continuamos con el siguiente bloque, siguiendo el mismo procedimiento, hasta concluir toda la estructura.

 

 

 

Gráf. 3.4d

 

 

 

 

 

 

5. EJERCICIOS PROPUESTOS.

 

- Escribir, para las siguientes melodías (de la Soprano), las 3 voces inferiores, tomando en cuenta las indicaciones explicadas en este tema.